¿Quieres saber la diferencia entre depósito y fianza en contabilidad? Aquí te lo explicamos de forma sencilla y con ejemplos. Solo tienes que seguir leyendo.

 

En contabilidad, ¿qué es un depósito? 

 

En contabilidad, un depósito es una entrega de dinero que se recuperará en un futuro

Por ejemplo, yo guardo un dinero en una caja de seguridad de un banco y eso es un depósito. No hay más.

Estaremos ante un depósito constituido o un depósito recibido en función del punto de vista desde el que nos situemos: si el del que hace la entrega (constituido) o del que la recibe (recibido).

 

¿Y una fianza? 

 

Una fianza es una cantidad de dinero entregada como garantía del cumplimiento de una obligación, de forma que si llegado su vencimiento esta no se cumple como corresponde la fianza no se recuperará (en todo o en parte).

Por ejemplo, por el alquiler de una taquilla tengo que entregar una fianza. Si cuando dejo de usarla no he causado ningún desperfecto me la devolverán íntegra. Si, por el contrario, pierdo la llave, por ejemplo, me descontarán su precio de la fianza y solo me devolverán la diferencia.

Al igual que ocurre con el depósito, estaremos ante una fianza constituida o una fianza recibida en función del punto de vista desde el que nos situemos.

 

Diferencia entre depósito y fianza 

 

A la vista de lo expuesto la diferencia entre depósito y fianza en contabilidad es clara:

 

La finalidad de entrega de la fianza es la de garantizar el cumplimiento de la obligación, mientras que el depósito puede tener lugar por cualquier motivo.

 

Ejemplo:

La empresa cede en alquiler un local de su propiedad y el inquilino le entrega el equivalente a dos mensualidades de renta en concepto de fianza. Una vez cobrados los deposita en el organismo público correspondiente, tal y como establece la normativa vigente. A la finalización del contrato recuperará su importe (sin más requisitos) y lo devolverá al inquilino si este está al corriente en todas sus obligaciones.

Así que tenemos que:

  • El importe recibido es una fianza, porque si al terminar el contrato de arrendamiento el inquilino no ha cumplido con alguna de sus obligaciones (por ejemplo, ha producido daños en el inmueble) la empresa se resarcirá con la cuantía recibida.
  • Cuando la empresa entrega el dinero de la fianza en el organismo público correspondiente está realizando un depósito, porque al terminar el contrato podrá recuperarlo con su simple solicitud.

En definitiva, en este ejemplo concreto, la empresa está cobrando un dinero en concepto de fianza (recibida) y lo está entregando al organismo público en concepto de depósito (constituido).

 

Cuentas contables de ambas figuras 

 

Tanto para los depósitos como en las fianzas el plan contable distingue entre:

  • Constituido y recibido, por un lado.
  • Y a corto plazo y a largo plazo, por otro. (Corto plazo es menos de 1 año y largo plazo más de 1 año).

Las cuentas contables son:

1.- De las fianzas:

  • 180 Fianzas recibidas a largo plazo
  • 260 Fianzas constituidas a largo plazo
  • 560 Fianzas recibidas a corto plazo
  • 565 Fianzas constituidas a corto plazo

2.- De los depósitos:

  • 185 Depósitos recibidos a largo plazo
  • 265 Depósitos constituidos a largo plazo
  • 561 Depósitos recibidos a corto plazo
  • 566 Depósitos constituidos a corto plazo

 

Ir arriba