Las existencias iniciales y finales son conceptos fundamentales en la contabilidad. Sin ellas no se podría obtener el resultado real del ejercicio.

Aquí te explicamos lo que son y donde radica su importancia.

 

Existencias finales 

 

Las existencias finales son la totalidad de las mercancías propiedad de la empresa a la fecha de cierre del ejercicio. Lo habitual es que el ciclo contable coincida con el año natural, por lo que el momento al que nos referimos es el 31 de diciembre. 

Su importe viene determinado por el inventario de las mismas, que es el recuento pormenorizado de todos los elementos que integran el almacén de la entidad valorados por su precio de adquisición.

Hoy día, la mayoría de las empresas cuentan con programas de gestión que controlan perfectamente las entradas y salidas de mercancía, por lo que con solo pulsar un botón se obtiene el dato.

 

Existencias iniciales 

 

Las existencias iniciales son la totalidad de las mercancías que son propiedad de la empresa el primer día del ejercicio económico, que si coincide con el año natural será el día 1 de enero.

Su importe es el mismo que el de las existencias finales del año anterior y se calculan como hemos visto al hablar de ellas.

Y es que no puede ser de otra manera: cierro el año con un estocaje y solo puedo abrir el siguiente con el mismo.

 

Importancia de las existencias iniciales y finales en la contabilidad 

 

Para determinar el resultado de la actividad es necesario tener en cuenta la diferencia existente entre el inventario con el que contaba la empresa al inicio del ejercicio y el que posee al final.

Es lo que se conoce como variación de existencias y puedes ver su incidencia en el beneficio o la pérdida de la actividad en el siguiente artículo:

La variación de existencias

¿Tienes claro ya lo que son las existencias iniciales y finales y el motivo de su importancia? Espero que sí.

Ir arriba